Historia


El Laboratorio Clínico Gonzalo Aristizábal M., fue fundado en 1943 adoptando el nombre de su fundador. El doctor Gonzalo Aristizábal Mondragón era egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia y se especializó en Patología Clínica en la Universidad de Michigan, USA. Fue fundador de la Clínica Medellín en compañía de su hermano Joaquín y otros importantes galenos.


Siempre se caracterizó por su espíritu inquieto e investigativo y su mayor preocupación era la de poder brindar siempre la mejor atención a los pacientes que buscaban sus servicios. Esta filosofía de vida se impregnó en su obra, y por ello el Laboratorio Clínico, adoptó en su código ético, el servicio al cliente, la investigación y la calidad para poder brindar con oportunidad la mejor atención.

Misión


El Laboratorio Clínico Gonzalo Aristizábal M., ofrece a la comunidad clínica y usuarios servicios de laboratorio clínico enfocados en la calidad y seguridad del paciente. Trabajamos por el mejoramiento continuo en nuestros procesos para lograr el crecimiento profesional del grupo de trabajo y la satisfacción de nuestros clientes y usuarios.


Visión


Ser reconocido por nuestros clientes y usuarios para el año 2016 como un laboratorio clínico altamente comprometido con la calidad del servicio basados en el fortalecimiento de los valores, políticas organizacionales y cumplimiento de altos estándares de calidad.


Politica de calidad


Nuestro compromiso es prestar servicios de Laboratorio Clínico confiables y oportunos. Para ello contamos con un talento humano calificado, tecnología y recursos físicos adecuados. Trabajamos por el mejoramiento continuo que se refleja en la buena relación con los clientes y proveedores.



Politica de seguridad


La alta dirección del Laboratorio Clínico Gonzalo Aristizábal M., expresa su compromiso con la atención confiable como característica fundamental de la calidad, promoviendo el desarrollo de procesos seguros, el fomento de una cultura organizacional no punitiva que genere en sus empleados el desarrollo de hábitos y prácticas seguras, haciendo del aprendizaje organizacional el eje para lograr y minimizar los riesgos en la prestación de los servicios a nuestros pacientes y sus familiares; basando el análisis de los eventos e incidentes a través del protocolo de Londres.